BOTERO: 80 AÑOS Y 80 OBRAS,EN BILBAO.

PAULA ARENAS:  20 MINUTOS.

“No he pintado una gorda en mi vida”, así se ha expresado el artista Fernando Botero en una entrevista con motivo de la exposición que este martes comienza en Bilbao y que trae 80 de sus obras. “He expresado el volumen, he buscado darle protagonismo al volumen, hacerlo más plástico, más monumental, como si fuera casi comida, arte comestible. El arte debe ser sensual: en ese sentido lo digo”, ha dicho. (EFE)

El artista exhibe una retrospectiva de sus 65 años de dedicación al arte a través de 79 pinturas y una escultura en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, Pais Vasco, España.

Botero es un artista que va contracorriente y en pos de la denuncia social.

El más conocido artista latinoamericano en activo, Fernando Botero (Medellín, 1932), muestra desde este martes en el Museo de Bellas Artes de Bilbao una selección de su obra en Fernando Botero. Celebración. La exposición consta de 79 pinturas y una escultura de su colección particular –que se exhibe en la Gran Vía

“Esta muestra traerá un público inhabitual y un número mayor de personas”, nos comenta el director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, Javier Viar. Define al artista como alguien sumamente afable y educado. Y destaca: “Tiene una gran facilidad de comunicación y desde luego ningún divismo”. Según Viar, el colombiano ha participado directamente en la exposición junto a la comisaria, su hija Lina.

No he pintado una gorda en mi vida En cuanto a la creencia de algunos de que Botero pinta gordas, el artista quiso dejar bien claro en una entrevista su punto de vista al respecto: “Lo he dicho muchas veces, no he pintado una gorda en mi vida. He expresado el volumen, buscando darle protagonismo, como si fuera casi comida, arte comestible. El arte debe ser sensual, en ese sentido lo digo”.

Sin embargo, uno tiene la agradable sensación de que lo suyo es un poco ir a contracorriente, una rebelión contra el terrible canon de la delgadez, algo que nos corrobora el director del museo: “Dejando aparte que en Botero no solo las figuras tienen un carácter hinchado, sino que todo lo tiene, sí es en cierta manera una seña de identidad a contracorriente”. Y añade a modo de una reflexiva conclusión: “Por algún lado hay algo de rebelión contra determinadas reglas inamovibles, como la delgadez con la que se nos obsesiona”.

“Es un artista muy popular, y no hay que explicar su arte”, nos dice Viar cuando hablamos de la razón por la que a tanta gente le gusta Botero. Es además tan amable en su obra como en persona, lo que contribuye a este fin. No obstante, también ha hecho sus denuncias sociales, como la tortura. En palabras del colombiano: “La tortura era un caso muy especial que merecía que la pintura se encargara de él”.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s