NEUS ROIG PRUÑONOSA, DOCTORA EN CIENCIAS HUMANAS Y SOCIALES ADEMÁS QUE ANTROPÓLOGA, HABLA SOBRE LAS CAUSAS DE “BEBÉS ROBADOS” QUIEN HA REALIZADO UN AMPLIO DESARROLLO EN SU TESIS DOCTORAL.

Posted on

Presentación1

¿Bebés Robados en España? La trata de recién nacidos en nuestro país.

El 30 de agosto de 2016 se conmemora por primera vez en España el “Día Nacional de los Bebés Robados y sus familias” y a la vez, se me ha pedido que presente públicamente y también por primera vez, un resumen de la única, hasta la fecha, Tesis Doctoral española sobre el tema de la desaparición forzada de personas y la usurpación de su identidad, que defendí en la Universidad de Almería el 1 de junio de 2016. Así que oficialmente estamos de conmemoración, recuerdo y celebración, o eso es lo que puede pensar cualquier persona que lea este artículo. Por el contrario debo decir que es un día con una connotación de tristeza y frustración difícil de expresar en palabras. ¿Por qué? Voy a intentar responder a esa pregunta:

Para la defensa de la Tesis elegimos el día 1 de junio por ser el que la ONU en 1956 instituyó como “Día Internacional de la Infancia”. El título de la Tesis es: “La búsqueda de la filiación biológica”. La detención ilegal de recién nacidos y la usurpación de su identidad en España (1938-1996).

Tarea ardua la de intentar justificar ¿por qué esta tesis? sin implicar la parte emocional tanto de las personas que buscan como de quienes la presentamos. El planteamiento inicial nace el día 04 de junio de 2012 viendo un informativo de televisión en que un hijo explica que está registrado como biológico y que su padre le confesó que fueron a por él, a otra ciudad y pagaron durante años, unas limosnas, a una monja para poder tenerle y por haberlo podido registrar como biológico. En el mismo programa unas madres explicaban que el fruto de su parto fue un bebé muerto al que no pudieron ni tan siquiera ver, que las durmieron con Pentotal y que creen que sus hijos no murieron sino que fueron vendidos a otras familias. Ante tal noticia, la primera pregunta que cualquier investigador social se plantea es: ¿Cómo pudo ocurrir? ¿Es posible que pasada ya la primera década del siglo XXI aún haya personas que desconozcan su identidad o el paradero de los suyos en España? y ¿Qué hace la Justicia y el Estado para remediarlo?

Preguntas a las que se espera encontrar la respuesta a la que se indague un poquito en el tema, pero el resultado de las primeras incursiones a campo de estudio ponen en evidencia que no es así. La primera incongruencia es que las 261 denuncias que se presentaron ante Fiscalía General del Estado el 27 de enero de 2011 en su totalidad tienen el caso archivado, al igual que las que las siguieron, por motivos tan inverosímiles como que el juez o fiscal no sabe a quién imputar, que ha prescrito, que no encuentran causa para investigar, que en la caja exhumada no hay restos del bebé y por tanto no se puede seguir investigando, que el ADN no es concluyente, que está enterrado en fosa y no se puede acceder, que no hay inscripción en Registro Civil de la muerte y por ello no hay entrada en cementerio y no pueden seguir investigando… y un sinfín de justificaciones fiscales y judiciales incomprensibles que acaban con el archivo de la causa.

Como principal obstáculo en la investigación nos encontramos con la amplitud, extensión y alcance de la misma y como puede apreciarse, la actualidad, vigencia del tema, así como su importancia en el momento presente. Por ello consideramos que para obtener una comprensión global era necesario abordarla desde tres disciplinas (Histórica, Antropológica y Jurídica) y cada una de ellas codirigidas por un director. Los que aceptaron no solo dirigirla, sino apoyarme incondicionalmente, fueron: el Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Almería Dr. Fernando Martínez como historiador, el Catedrático de Antropología de la Universidad de Almería Dr. Francisco Checa como antropólogo y el Dr. Castellà, Profesor de Derecho Internacional Público de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona como jurista.

Nuestro objetivo general fue realizar una investigación con base antropológica sobre la realidad de las substracciones ilegales de bebés que aconteció en España entre 1938 y 1996, así como la usurpación de su identidad biológica y la falsedad documental que se realizó para registrarlos como hijos biológicos de otras familias y analizar los procesos judiciales que se están llevando a cabo para establecer justicia y reparación.

La división dentro de la Tesis, consta de tres partes diferenciadas, pero no estancas, ya que a lo largo del texto se entrelazan para dar coherencia a la argumentación:

Parte Histórica, la desarr0llamos en tres capítulos:

Capítulo I: Aproximación histórica y social a la infancia institucionalizada y su importancia en la época anterior a la Guerra Civil española.

En él partimos de la situación de las familias pobres en la época anterior a la Guerra Civil y en la que la infancia era un problema social. Para las familias pudientes o acomodadas, un hijo más, era solo eso, un miembro más de la familia. Para los pobres, era una boca a alimentar y, en muchas ocasiones les era imposible.

A principios del s. XX los estudios sobre la infancia por parte de los médicos de las inclusas, la profesionalización de las comadronas, de la enfermería, de la pediatría y la puericultura constituyó un avance social que salvó la vida a muchos recién nacidos y menores de edad.

La entrada en España desde Francia de las Hnas. de la Caridad de San Vicente de Paúl que recibieron todo el apoyo por parte de la Reina Victoria Eugenia y por ello se les adjudicó la Administración de los hospicios, casa caridad y maternidades provinciales entre otros estamentos dependientes del Estado, permitió que muchas mujeres embarazadas, que no podían quedarse con su bebé por distintas circunstancias, se pudiesen acoger al parto anónimo. Es decir, parían auxiliadas por las monjas y estas se quedaban con el bebé y nunca el nombre de la madre era conocido por nadie más que la Orden religiosa que las ayudó.

La adopción no estaba regulada por el Estado. Eran las Instituciones que acogían las que procuraban entregar el máximo de auspiciados para ser criados en familias para evitar la alta mortalidad que se daba en las inclusas y orfanatos por hambre, infecciones y por el propio abandono.

Capítulo II: Represión política en un contexto de Guerra Civil: La primera postguerra (1939 -1952)

No fue objeto de nuestra investigación el análisis de la Guerra Civil, pero sí las consecuencias que tuvo, especialmente en lo referente a la represión sobre las familias de los perdedores y las consecuencias emocionales y morales que sufrieron con la separación forzada de sus hijos menores de tres años.

Partimos de una época en la que la represión se ciñó sobre las familias de los perdedores de una guerra, pero no tenemos que olvidar que esa guerra se produjo por un Golpe de Estado contra el Gobierno legítimo de la Nación. Los perdedores fueron los legítimos seguidores de un Gobierno elegido democráticamente en las urnas españolas y que se convirtieron en proscritos y delincuentes a los ojos de los ganadores. Como país hemos ‘corrido un tupido velo’ y hemos solucionado una etapa de dictadura con la Ley de Amnistía de 1977. Ley que a priori solo pretendía ser un puente democrático a la restauración de un Estado legal que dejaba atrás una dictadura de 36 años. Su finalidad inicial era poner fin al encarcelamiento y penas de muerte por temas políticos; pero la Ley ha sido usada por los gobiernos electos como Ley de Punto Final y ha permitido dejar en las cunetas a los muertos de los perdedores de la Guerra. Uno de los motivos oficiales de no levantarlas ha sido la falta de fondos. ¿Tan difícil nos es como País reconocer que las familias tienen derecho a recuperar los restos de sus familiares y a realizarles la ceremonia de despedida que crean conveniente y a enterrarles junto a los suyos? ¿No somos capaces, como sociedad, de analizar que ya han pasado más años desde que volvemos a estar en democracia de los que duró la dictadura? ¿Por qué seguimos con esas reminiscencias al pasado que nos impiden avanzar dignificando la memoria de nuestros antepasados? Quizá lo que se espera es que mueran los pocos que quedan que vivieron la guerra y sus descendientes más directos para que nadie se acuerde de esa parte de la historia que no interesa que esté en los libros. Carpetazo histórico que cuesta mucho de conseguir porque los abuelos les han contado a los nietos que pasó y les han pedido que sigan luchando por dignificar la memoria de un tío abuelo, de un bisabuelo o de un primo hermano de su padre. Personas que fueron tiradas en fosas comunes con un tiro en la nuca o que salieron ‘a pasear’ y no volvieron. Algunos de ellos, sus vidas y sus pecados no sobrepasaban los 16 años cuando como combatientes fueron llamados a filas, pero hay también mujeres, niños y bebés asesinados en los vientres de sus madres y que ni tuvieron derecho a ver la luz del sol por ser futuros hijos de rojos como es el caso de una de las Rosas de Guillena (Sevilla) a la que encontraron dentro de su cadáver, el de un bebé de siete meses de gestación. Es decir, la fusilaron embarazada de 7 meses.

¿Cuántas mujeres españolas fueron violadas en las cárceles de la dictadura? ¿Cuántas parieron a los hijos de los violadores y se los quitaron para entregarlos a otras familias? ¿Cuántas madres ingresaron con sus hijos menores de tres años en las cárceles? ¿Cuántas entraron embarazadas y parieron en ellas? ¿Qué les pasó a sus hijos? ¿Dónde y con quien fueron a parar? El silencio, ese silencio relente que queda en las almas de los que lo han sufrido. La realidad es que nunca nos permitirá llegar a saberlo, pero esos hijos y esos nietos buscan, buscan su verdad sin poder dar con ella.

Es por ello que en este capítulo abordamos la implicación de la iglesia católica en cuanto a la reeducación de las presas y de la sociedad en general, con especial atención a la estigmatización de las madres solteras y los efectos para con sus hijos.

Referente a los dos periodos de tiempo estudiados, en el periodo 1938 – 1952, no pudimos entrevistar a mujeres que parieron en las cárceles franquistas porque muchas fueron fusiladas o por edad ya han muerto. Sí lo hicimos con algunos de sus hijos e hijas todavía vivos o en su defecto sus descendientes, interesados en saber que pasó, para poder encontrar a sus familias biológicas que fueron separados de sus familias naturales una vez emitida la Orden Ministerial de 4 de diciembre de 1941 que permitía inscribir y dar nombre en el Registro Civil con una fecha de nacimiento aproximada a la real y de padres desconocidos a cualquier menor supuestamente no identificado. Dicha Ley permitió cambiar la identidad de los niños y niñas hijos de republicanos y entre ellos a los bebés raptados en las cárceles a sus madres antes de los tres años.

En cualquier caso sí hemos comprobado que el hilo conductor de las detenciones ilegales de menores, en esa etapa concreta, era fundamentalmente represivo y reeducativo.

Capítulo III: De las políticas asistenciales y sanitarias del nacional-catolicismo a las zonas oscuras de la democracia (1953 – 1996)

En este capítulo analizamos como la represión se convierte en negocio en cuanto a la venta de los hijos de las madres solteras y paulatinamente el negocio obliga a robar niños de madres casadas o solteras que no querían renunciar, porque había más demanda que oferta de recién nacidos. La estigmatización a las madres solteras y a las familias sin hijos creó, auspiciado por la Iglesia, un mercado de recién nacidos. Práctica que se alarga hasta bien entrada la democracia, como demostramos en la parte antropológica con el estudio de casos de las víctimas.

En el Periodo 1953 – 1977: eran madres menores de edad y solteras en la mayoría de casos. Mujeres que el régimen consideraba peligrosas y madres elegidas porque se necesitaba un bebé recién nacido para una familia que quería pagar por adquirirlo. Es el momento en que se estandariza el formato de bebé muerto ante la previsión de la negación de la madre a entregarlo voluntariamente. En esta época las substracciones se realizaban por ideología y/o motivo económico. Y es en el que están ubicados la mayoría de los casos denunciados.

En el Periodo 1978 – 1996: etapa de la Transición y dos primeras décadas de la democracia. En esta etapa nuestros informantes nos han formulado preguntas: ¿Y qué tiene que ver la dictadura franquista con el robo de bebés en hospitales? ¿Qué tengo yo que ver con el franquismo si nací en 1985? ¿Por qué me niegan mi identidad si nací ya en democracia?

Ya para substraerlos siempre se comunicaba la defunción del recién nacido a sus progenitores.

El motivo ya era simplemente económico. Un bebé se vendía por el precio de un piso de una gran ciudad. En 1987 cambió la Ley de Adopción y es a partir de esta fecha cuando las adopciones deben estar controladas por el Estado y ya no son privadas. En 1996 vuelve a cambiar la Ley de Adopción y se le otorga al adoptado o adoptada, el derecho a saber su identidad biológica si lo pide judicialmente. Hasta 1999 en España está vigente el parto anónimo y es en 2011 cuando cambia la Ley de Registro Civil que permite a los padres de un bebé que muere al nacer, poder verle, registrarlo con nombre y apellidos y enterrarlo. Aún a día de hoy, siguen considerándose fetos los bebés que mueren anteparto o durante el mismo y sus progenitores siguen sin poder llevar a cabo los derechos que sí se le otorgan al que muere tras el parto, pero normalmente sí dejan ver el cadáver al menos al padre o algún familiar.

Parte segunda. Parte Antropológica. La subdividimos en dos capítulos:

Capítulo IV: Aproximación a los conceptos básicos sobre la formación e identificación de un nuevo ser humano desde las perspectivas genética, antropológica, jurídica y religiosa.

 Cuando nos hemos reunido con informantes o hemos hablado con directivos de las Asociaciones sobre la documentación que deben pedir a las instituciones, nos han expresado la necesidad de entender conceptos y documentos que ni sabían de su existencia. Por ejemplo: ¿Qué es un legajo de aborto, una orden de enterramiento o las aguas de socorro? ¿Qué es el ADN y que pruebas son imprescindibles para confirmar la filiación biológica con la persona buscada o que les buscaba a ellos? ¿Son decisivas estas pruebas en las confirmaciones de las exhumaciones?

Muertes reales se producían y se producen. Las explicaciones médicas de las consecuencias para la madre de las muertes intrauterinas las consideramos necesarias para poder entender la diferencia entre una supuesta muerte y una de real. También estudiamos los archivos de casos y cómo se producen, analizando la documentación aportada por los afectados y, que en algunos casos nos han permitido su reproducción en la Tesis.

En cuanto a los hijos que fueron separados recién nacidos de sus madres, con consentimiento o sin él, es importante analizar los traumas y sufrimiento que produce en el bebé y que les condiciona a buscarlas una vez adultos, así como los conceptos eclesiásticos de Alma.

Capítulo V: Datos etnográficos

En este capítulo es donde hemos abordado el grueso de las entrevistas. Los datos recopilados en las entrevistas con los afectados los clasificamos en ítems para poder ser interpretados. Las entrevistas en profundidad a 476 informantes representan aproximadamente el 25% de las denuncias presentadas. A la vez también la subdividimos en las mismas etapas que en la parte histórica. Es decir, periodo 1938-1952 y periodo 1953-1996.

En la tesis no hay nombres de víctimas, sí nomenclaturas identificativas propias y fechas de nacimiento/defunción/desaparición de bebés y de sus madres y familiares.

Los datos etnográficos los hemos clasificado por tipología de víctimas y por casuística inter-ítem:

Familiares:

 Madres encarceladas a las que se les quitó su bebé para cambiarle la identidad y que perdiera el rastro de ser hijo o hija de rojos.

  • Madres que voluntariamente abandonaron a sus bebés, pero que paradójicamente, como hay constancia de ello, son las que más fácilmente son encontradas y con ello, la Justicia justifica que está trabajando. Otra cosa es el resultado del reencuentro que mayoritariamente suele ser traumático para ambas partes.
  • Madres forzadas a abandonar a su bebé, que asimismo, sí firmaron renuncia, también hay constancia y son localizables y reencontradas por sus hijos. En estos casos, mayoritariamente el reencuentro es feliz. Muchas de estas madres buscan desde hace años, pero al haber renuncia firmada no tienen ningún derecho legal y hasta que sus hijos no las encuentran no pueden hallarlos porque la justicia se lo impide.
  • Hay otras madres que forzadas o no, se acogieron al parto anónimo y mayoritariamente acogidas en Patronatos, conventos y pisos especializados en acogimiento de jóvenes embarazadas. Paralelamente en ocasiones había mujeres casadas que no podían tener hijos que acudían a estos centros en busca de un recién nacido y en ocasiones fingían ante la familia y allegados el embarazo con cojines de iban cambiando mes a mes.
  • Las madres a las que se les comunicó la muerte de los bebés son los casos más difíciles de evidenciar por la falta de documentos o porque está acreditada una falsa muerte. En ocasiones hasta con entierros privados que al exhumar al cabo de los años la sorpresa ha sido que la caja estaba vacía o llena de trapos. Consideramos importante rebatir la teoría del antropólogo-forense Dr. Etxeberría que ante la Comisión de investigación sobre los niños robados en el Parlamento de Euskadi, en marzo de 2012, declara que los bebés se pueden desintegrar. Sus palabras exactas son: “Y yo soy de los que piensan que no es imposible que se produzca una degradación del cadáver, en este caso, perinatal de forma completa”.

Hijos e hijas:

  • Hijos e hijas que constan como adoptados, pero de dudosa legalidad. A partir de 1996 pueden pedir su identidad biológica vía judicial o a través de la Oficina de Atención a la Victima para el caso exclusivo delos Bebés Robados de toda España. Es decir, al Servicio de Información de posibles casos de desaparición forzada de bebés (SIDFB)
  • Hijos e hijas registrados como biológicos, normalmente procedentes de partos anónimos o de falsas muertes.

Reencuentros con las familias biológicas:

 Ya hemos dicho que cuando la madre renunció formalmente y el hijo o hija la busca es posible encontrarla. Nada que ver con las madres a las que se les comunicó la muerte de su bebé, pero que si ha habido reencuentros en el ámbito privado. Es decir, públicamente se han conocido los que son fruto de renuncias voluntarias y los bebés fueron adoptados legalmente, pero en la intimidad y previa retirada de denuncia o con la promesa de no denunciar, se han producido reencuentros de casos de desaparición forzada de recién nacido. ¿El motivo? Que el mismo hijo o hija no ha querido enjuiciar a sus padres apropiadores y los padres biológicos han tenido que aceptar las condiciones que les imponían. Como bien me dijo una madre en esta situación “yo lo que quería era encontrarla y tener contacto con ella…”*1.

Asimismo realizamos entrevistas a una exmonja de la Caridad de Sant Vicente de Paúl, médicos pediatras, comadronas, forenses, funcionarios del registro civil y de archivos provinciales, párrocos, responsables de laboratorios de ADN y miembros de las Juntas Directivas de las Asociaciones. Las fuentes orales en la parte Jurídica han descansado en las entrevistas a los abogados de las asociaciones, en juristas especializados como el exJuez Garzón o en Justicia Transicional como Cristina Almeida.

Como se puede observar las entrevistas han constituido la principal fuente de nuestra investigación, un magnifico instrumento para poder abordar nuestro trabajo desde el punto de vista antropológico y que en realidad lo que más nos ha preocupado ha sido entrevistar a personas que nunca sabrán quienes son, que se les ha negado su historia biológica, que no saben de qué vientre salieron, ni que pasó con sus madres cuando les alumbraron. No saben quiénes son sus familiares, de que pueblo o que ciudad provienen, por saber, no saben ni si el nombre que llevan es el que su madre biológica le dijo a la monja que le quería poner o si ya fue una elección de los padres que los adquirieron. Nuestros informantes (hijos e hijas), nos han expresado los traumas psicológicos que su falta de identidad biológica les ha acontecido, como lo viven y cómo se sientes hacia esos padres que los compraron y que los registraron como biológicos cambiándoles la vida, pero que a la vez les han dado todo el amor de padres y les han legado sus bienes. ¿Cómo resolver con mente humana esa mezcla de amor, odio, agradecimiento, reniego…?  ¿Cómo devolverles su

* Como es lógico no vamos a revelar la identidad de una informante.

Historia, no la historia oficial, sino la suya, la suya propia? ¿Cómo devolverles su memoria biológica? Nos han explicado que solo le piden a la Justicia saber quién son.

Por otro lado tenemos a las madres, padres, familiares a los que bajo un halo de sospecha se les comunicó una muerte de recién nacido que no entendieron, pero que haciendo caso al médico callaron e intentaron seguir con sus vidas. Silencios clavados en sus almas que por fin, en las manifestaciones de afectados, pueden gritar al ver que otra mujer también grita “mi hijo no murió, mi hijo me lo robaron”.  ¿A cuántas se lo robaron y siguen callando porque creen que no servirá de nada ‘como siempre’? ¿Cuántas lágrimas se han vertido sobre una tumba vacía en la que su bebé nunca estuvo enterrado?

Respuestas que esperan que resuelva la Justicia, pero que mientras, solo sirve para que su pena sea inmensa. Dolor y desconsuelo, es lo que podemos constatar que hemos extraído de las entrevistas. Cada archivo, cada recurso, cada sentirse de nuevo a solas ante un Juez que ni escucha y que han tenido que volver a oír como los mismos médicos que las atendieron en el parto, en calidad de testigo, que no de imputado, las vuelve a llamar ‘loca’ por decir que su hijo no murió. Juicios eternos, dilatados en recursos, que muchas no han podido costearse y se han quedado con un archivo provisional a espera de conseguir fondos y poder seguir apelando.

También tener en cuenta a esas madres que gritan y en realidad su hijo si murió y ahora quieren creer que no murió porque anhelan el cariño de un hijo o hija al que han idealizado y que sirven como excusa a jueces y fiscales para archivar el resto de causa. Asimismo también hay hijos e hijas que saben que su adopción fue legal y correcta, pero que intentan o creen intentar ser identificados como niños robados.

Solo el acceso a lo documentación puede evidenciar la verdad. Cuando el hospital ha cerrado sus dependencias en algunas ocasiones si era de titularidad privada los libros eran destruidos como por ejemplo es el caso de la Clínica Sant Cosme i Sant Damià de Barcelona o San Ramón de Madrid, pero si eran de titularidad pública y regentados en su mayoría por las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl los libros de los grandes hospitales provinciales, en algunas ocasiones, fueron depositados en los archivos de las diputaciones provinciales. Para poder consultarlos sin orden judicial, hay que cumplir tres requisitos:

  1. Que hayan pasado al menos 50 años desde los hechos.
  2. Las consultas las puede realizar la persona que consta en ellos, un familiar autorizado o un investigador. También es posible por parte de las Asociaciones que pidan permiso para ello.
  3. Es imprescindible firmar documento de confidencialidad.

Si nos centramos en los hospitales/clínicas ya cerrados y que fueron dirigidos por las Hnas. De la Caridad de San Vicente de Paúl y cuyos libros están depositados en las diputaciones provinciales, podemos constatar las siguientes irregularidades:

     3.1. En los libros de las principales capitales de provincia, se producían una media de 20 partos diarios en los primeros cinco años de los años ’60. Es significativo observar, por ejemplo en los libros de nacimiento, que las inscripciones están bien realizadas hasta una fecha concreta y hasta la siguiente inscripción puede haber un lapsus de varios días. Al consultar si podría haber otro libro del periodo que falta, la respuesta es que no. Una archivista especuló con la posibilidad de que la persona que registraba siempre era la misma (por el tipo de letra) y que si por alguna razón no podía inscribir, no lo hacía. A nosotros nos hace pensar con la posibilidad de los traslados de un lugar a otro de recién nacidos e inscribirles en el hospital de destino. Al faltar la inscripción de varios bebés seguidos podía ser más fácil hacer desaparecer a uno en concreto y que pareciera un error documental. En las gráficas del punto 5.4 de la Tesis pudimos constatar que hay meses en que no se adoptan o apropian niños y niñas y otros en que son varios el mismo mes. ¿Dependía de la demanda y del transporte?

Puede haber algún caso con posterioridad a 1996, pero no lo hemos estudiado y por tanto no consideramos conveniente ampliar el período, ya que a partir del cambio de leyes de adopción de 1987 y de 1996 y de la secularización de los hospitales en 1990, los casos posteriores son muy pocos y aislados. Las asociaciones de afectados tienen conocimiento de que la denuncia más cercana a nuestros días interpuesta en la Fiscalía de Huelva es por el caso de un niño nacido en 2001 y que ha llegado al Tribunal Constitucional por archivo en toda la escala de juzgados anteriores. En el caso de esta tesis, la última denuncia estudiada es de 1996 y está interpuesta ante la Fiscalía de Barcelona.

  1. Parte tercera. Parte Jurídica. La hemos dividido en dos capítulos:

Capítulo VI: El Marco normativo que regula el nacimiento en el ordenamiento jurídico español

Consideramos importante explicar el Código Civil español y sus distintas modificaciones respecto al nacimiento y defunción de recién nacidos, así como las leyes de adopción que se han promulgado a lo largo de los años estudiados por nosotros en esta tesis.

También en este capítulo realizamos un estudio sobre la jurisdicción española, explicando cuales son los pasos que debe realizar una persona que se considera víctima de desaparición forzada o de detención ilegal para poder obtener satisfacción jurídica.

En la práctica judicial española se práctica el archivo sistemático alegando prescripción o que no hay suficientes pruebas de detención ilegal y/o desaparición forzada de recién nacido. Tengamos en cuenta que aunque según el código penal español la prescripción se da en el fingimiento de parto y la falsedad documental, hay dos puntos importantes a considerar:

  1. Cuando un bebé es registrado como biológico de una madre que no es la suya natural (con consentimiento o sin), se está produciendo una detención ilegal y una usurpación de identidad del menor. La madre que no quiere criar a su bebé, puede renunciar y el recién nacido debe pasar a una Institución para con posterioridad si se puede, darlo en adopción, pero si se le cambia la identidad ilegalmente, se vulnera la ley y sus derechos fundamentales a la propia identidad legal.
  • La adopción legal crea una filiación jurídica y si no es adoptado, su custodia será del Estado y la guarda de la Institución a la que se le encomiende tal atribución hasta la mayoría de edad.
  1. Los bebés desaparecidos al nacer a sus familias biológicas sin consentimiento de estas, es decir, sin renuncia, ya sea dados por muertos, o simplemente por renuncia forzada, son personas desaparecidas a todos los efectos legales.

Pero la realidad es que la víctima en España solo encuentra trabas a su proceso y una vez agotadas las vías internas sin obtener satisfacción jurídica, queda la opción de acudir a Instancias Internacionales, las cuales han mostrado recientemente su preocupación por la situación española.

Capítulo VII: La protección internacional frente a la desaparición forzada de recién nacidos.

 Abordamos cómo los Organismos Internacionales se han ocupado de las situaciones de post-conflicto en las que ha habido hechos similares de sustracción de recién nacidos con la intención de determinar que reglas y buenas prácticas serían aplicables.

También analizamos el estudio del Relator de la ONU, Pablo de Greiff, que trata, en sus conclusiones, de recomendar a España la investigación del robo de bebés, así como el Informe definitivo del Grupo de Trabajo sobre desapariciones forzosas de la ONU que visitó España en 2013 y que presentaron en julio de 2014. En él, su autor, Ariel Dulitzky, advierte de que es urgente que el Estado adopte como una inmediata prioridad la búsqueda de la verdad y en particular sobre la suerte y el paradero de las personas desaparecidas.

Paralelamente, la Querella argentina está judicializando la causa NN/Genocidio presentada por descendientes de represaliados españoles y admitió a trámite querellas sobre desaparición de bebés en España. La Jueza Servini de Cubría dictó auto el 30 de octubre de 2.014 en Buenos Aires por el que se pide la detención e imputación de 20 personas, entre ellas un ginecólogo por la causa de un falso fallecimiento de un bebé el 5 de noviembre de 1967 en la Línea de la Concepción de Cádiz y que España había archivado. A día de hoy, España niega la extradición y el ginecólogo siguen sin ser imputado.

Principales conclusiones:

 Antes de desarrollar un resumen de las principales conclusiones de la Tesis, quisiera hacer un inciso: Vaya por delante nuestro más absoluto respeto a las personas que forman parte de organizaciones religiosas, funcionarios públicos, juristas y profesionales de la sanidad que ejercen su trabajo con estricta profesionalidad. Nuestra intención es evidenciar que dentro de esos grupos existen hijas de Lilith y profesionales que por dinero han firmado documentos a sabiendas de estar encubriendo delitos.

  1. Las fuentes consultadas y la bibliografía inherente al tema no precisa el número de niños, niñas y bebés desaparecieron en España. Sí que queremos hacer patente que el exjuez Garzón en las Diligencias previas a la Audiencia Nacional, en Madrid, de 16 de octubre de 2008, cifró que entre 1936 y 1953 habrían desaparecido unos 30.000 menores sustraídos a sus madres en las cárceles españolas y alterada su identidad registrándolos como hijos biológicos de otras madres o recluyéndolos en instituciones como abandonados.

Como ya hemos explicado, este hecho fue debido a que al final de la Guerra Civil se permitió el cambio de identidad de los menores usurpados a sus madres en las cárceles por represión. Vallejo-Nájera, formado como psiquiatra en la Alemania nazi y habiendo realizado prácticas y estudios en los Lebersborn, conjuntamente con su cohorte, decidieron que matar a los niños y niñas encarcelados, tal como venían haciendo los alemanes, era un pecado. Para él, era una solución separar a la madre de la criatura como máximo a los tres años y entregarlo a una familia o una Institución afín al Régimen para su crianza. Leyes ad-hoc como la Orden de 30 de marzo de 1940 que entregaba la patria potestad de los menores al Estado permitieron que se pudiese decidir quién era la persona o Institución adecuada para su educación y cambiar la identidad del menor desvinculándolo de por vida de su familia natural.

  1. El evidente apoyo de la Iglesia católica al Régimen dictatorial de Franco permitió el empoderamiento que ciertas órdenes religiosas que amparándose en las mismas leyes, pudieron cambiar recién nacidos de familia por considerar que las madres no eran adecuadas para su crianza. Con diagnósticos como distrocia social se la apartaba forzosamente del bebé y este era dado en adopción o registrado como biológico de los padres receptores.
  1. Con la entrada en el Gobierno de los Tecnócratas del Opus Dei en la segunda mitad de los años cincuenta se premió ser familia numerosa que tenían cinco hijos o más. Ser estéril era considerado como una lacra en la familia. Por otro lado, ser madre soltera era castigado por la iglesia y la sociedad que ya había sido educada para verlo también como un pecado. En este periodo algunas mujeres que quedaban embarazadas sin estar casada solían acudir a pedir ayuda a ciertas órdenes religiosas, a los pisos vinculados al Opus Dei como receptores de madres embarazadas y a los Patronatos, habilitados para ellas.

Cuando una familia quería un bebé y había una soltera embarazada era fácil el cambio de identidad del recién nacido, pero cuando una mujer fingía su embarazo ante la familia y por alguna razón fallaba el de la madre soltera que iba en paralelo, cualquier madre que acudía a parir a un hospital controlado por los actores de las tramas, podía ser víctima de la usurpación de su bebé. A todas esas instituciones que participaron en este proceso hay que añadir algunas Utreyas que actuaban en todo el territorio español, aunque especialmente en Barcelona. Esta última fue admitida como trama por la Fiscalía de Barcelona en 1991.

  1. Ya llegados a época democrática la Ley de Divorcio de 20 de julio de 1981 repercutió en otro repunte de demanda de recién nacidos. Salvar el matrimonio con un bebé ante la familia y allegados fue una práctica llevada a cabo por algunos matrimonios ayudados por ginecólogos y monjas. Si observamos las Gráficas 6.4 del Capítulo V de la Parte Segunda, evidenciamos este repunte.

Recordemos que hasta la Ley 21/1987, de 11 de noviembre las adopciones eran un documento privado entre la Institución que tenía un bebé abandonado o que la madre se había acogido al parto anónimo y la familia adoptante.

  1. No se pueda afirmar que el Estado nada ha hecho. En el Código Penal de 1995 ya se condena el fingimiento de parto y el cambio del menor de identidad, pero con prescripciones que en el momento en que se cambia la Ley de Adopción de 1996 y permite a los hijos e hijas saber su identidad biológica, estos delitos ya están prescritos. Tampoco tiene en cuenta que los Crímenes Lesa Humanidad de desaparición forzosa continuados en el tiempo no prescriben hasta que la víctima ha sido reintegrada a su familia biológica.

Estamos seguros de que existen documentos protegidos por los Concordatos con la Santa Sede y la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos en los que si se forzara por parte del Poder Judicial la desprotección, se podría demostrar que las familias a las que les desapareció un bebé y la persona a la que se le cambió la identidad han sido seguidos y controlados por los mismos criminales que los hicieron desaparecer. La ayuda de la Conferencia Episcopal Española para obligar a las órdenes religiosas a abrir y entregar los documentos que están en su poder es necesaria e ineludible.

Hasta la Ley Orgánica 8/2015, de 22 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia, un adoptado o adoptada no tenía derecho a saber la identidad de su madre. El parto anónimo estuvo vigente en España hasta el 21 de septiembre de 1999 cuando la Sala Primera del Tribunal Supremo dictó sentencia articulando que el artículo 47 de la Ley de Registro Civil de 8 de junio de 1957 y sus concordantes, con entrada en vigor por el Decreto de 14 de noviembre de 1958, quedaban derogados por inconstitucionalidad sobrevenida. En consecuencia se consideran inaplicables, por derogación de la cobertura legal, en el mismo sentido, los artículos 167 y 187 del Reglamento.

Es la modificación del artículo 30 del Código Civil por la disposición final tercera de la Ley 20/2011, de 21 de julio de Registro Civil que se permite ver el cadáver de cualquier recién nacido por sus padres y registrarlo como bebé si ha respirado por si solo tras el parto, es lo que puede impedir el tráfico de bebés en España.

Las más de 2.000 denuncias presentadas a partir de 2008 deben recibir una respuesta distinta del archivo masivo. El Poder Judicial no debería temer indemnizaciones que nadie ha pedido y tendría que analizar los casos presentados en denuncia tanto por parte de hijos e hijas que están registrados como biológicos o con dudosa adopción, como de madres que pueden demostrar que su bebé dado por muerto por un facultativo o una monja nunca entró en cementerio alguno para su entierro. Quizás su actuación sería mucho más adecuada si intentasen buscar a los desaparecidos entre los vivos, comparando hojas de parto, analizando por ejemplo que una madre no puede ser primeriza con 50 años en vez de archivar porque no encuentran el cuerpo entre los muertos enterrados y por ello no pueden analizar ADN y compararlo con los familiares que le buscan.

Evidenciar que estamos ante crímenes Lesa Humanidad perpetrados por personas concretas pertenecientes a Instituciones concretas y continuados en el tiempo. Hasta que no se restaure la identidad del desaparecido o desaparecida y sea reincorporado a su familia de origen, tanto el desaparecido como su familia biológica, continúan siendo víctimas de tortura ante el Derecho Internacional.

España como País una vez haya admitidos los crímenes Lesa Humanidad durante la postguerra, la dictadura franquista y las primeras dos décadas de la democracia debe pedir perdón a las víctimas y ayudarlas a encajar lo ocurrido en vez de criminalizarlas con archivos para demostrar que no ocurrió.

Madres, padres, familias, hijos e hijas merecían un estudio científico y serio que les ayude a saber los derechos que tienen y las leyes que les amparan. Caso que por parte de la Justicia española no reciban la ayuda que precisan que sea la Justicia Internacional la que obligue a este País a restablecer las identidades, a ‘limpiar’ la historia no a fuerza de olvido y silencio, sino de: Restauración, Reparación y Reconocimiento.

Quisiera concluir como lo hacemos en la propia Tesis. Cito textualmente: “Nuestro alegato final es una petición al Estado español y a la Conferencia Episcopal española que permitan a las víctimas de desaparición forzosa de bebés: Pasar de buscar a ENCONTRAR y demostrar la VERDAD”.

En Madrid, agosto de 2016

A raíz de la Tesis Doctoral hemos creado el Observatorio de las Desapariciones Forzadas de Menores, (ODFM) cuyo contenido inicial puede ser consultado en el Blog: http://www.la-busqueda-biologica.es Será el nuevo camino (desde la Academia) de trabajo para ayudar a las víctimas de desaparición forzada de bebés y usurpación de su identidad en España. Su presentación oficial será el próximo día 30 de septiembre o el 1 de octubre (pendiente de confirmación) en la Universidad de Tarragona. Os adjuntamos el programa provisional.

Para más información pueden comunicarse con nosotros en el email:

 labusquedabiologica@gmail.com

Dra. Neus Roig Pruñonosa

2 comentarios sobre “NEUS ROIG PRUÑONOSA, DOCTORA EN CIENCIAS HUMANAS Y SOCIALES ADEMÁS QUE ANTROPÓLOGA, HABLA SOBRE LAS CAUSAS DE “BEBÉS ROBADOS” QUIEN HA REALIZADO UN AMPLIO DESARROLLO EN SU TESIS DOCTORAL.

    administrador escribió:
    31 de agosto de 2016 en 2:06

    Reblogueó esto en Astur Galicia Noticias.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s