DEL MANDATO ELECTORAL A LA INICIATIVA LEGISLATIVA POPULAR

Posted on Actualizado enn

Hemiciclo_Congreso_Diputadosvotos_en_urnaILP

En esta ocasión, para poder argumentar mi entrada, quiero hacer referencia al siguiente artículo de la Constitución Española. También me voy a parar, en el punto tercero de la de la Ley Orgánica de 1984 de 26 de marzo, reguladora de la iniciativa legislativa popular.

Artículo 87 Constitución Española de 29 de diciembre de 1978

Iniciativa legislativa

  1. La iniciativa legislativa corresponde al Gobierno, al Congreso y al Senado, de acuerdo con la Constitución y los Reglamentos de las Cámaras.

Iniciativa legislativa de Comunidades Autónomas

  1. Las Asambleas de las Comunidades Autónomas podrán solicitar del Gobierno la adopción de un proyecto de ley o remitir a la Mesa del Congreso una proposición de ley, delegando ante dicha Cámara un máximo de tres miembros de la Asamblea encargados de su defensa.

Iniciativa legislativa popular

  1. Una ley orgánica regulará las formas de ejercicio y requisitos de la iniciativa popular para la presentación de proposiciones de ley. En todo caso, se exigirán no menos de 500.000 firmas acreditadas. No procederá dicha iniciativa en materias propias de ley orgánica, tributarias o de carácter internacional, ni en lo relativo a la prerrogativa de gracia.

Del preámbulo de la ley citada anteriormente, debo destacar el párrafo que expresa el siguiente particular:

“la Constitución prevé, también, la participación directa de los ciudadanos en el proceso de producción normativa, configurando al pueblo, mediante la presentación de 500.000 firmas, como sujeto de la iniciativa legislativa. Este reconocimiento constitucional de la iniciativa legislativa popular permite, de un lado, instrumentar la directa participación del titular de la soberanía en la tarea de elaboración de las normas que rigen la vida de los ciudadanos, y posibilita, de otra parte, la apertura de vías para proponer al poder legislativo la aprobación de normas cuya necesidad es ampliamente sentida por el electorado, pero que, no obstante, no encuentren eco en las formaciones políticas con representación parlamentaria”.

Lo que en principio parece una herramienta extremadamente útil, tiene grandes limitaciones.

Están excluidas de la Iniciativa Legislativa Popular las siguientes materias:

Las que son propias de leyes Orgánicas.

Las de naturaleza tributaria.

Las de carácter internacional.

Las referentes a la prerrogativa de gracia.

Las mencionadas en los artículos 131 y 134 de la C.E.

Además de todo el trámite necesario que se hace bastante cuesta arriba.

Desde este punto, empezaré a pensar, en voz alta.

Parece ser que los padres de nuestra Constitución, quisieron envolver del barniz democrático necesario, para poder consolidar una forma de gobierno que se tenía que desarrollar tras un periodo largo de dictadura en España. Quisieron aportar una forma de iniciativa legislativa popular, que al menos sobre el papel, diera esta sensación, pero ahora, me remitiré a los hechos y buscando tres pies al gato, dentro de nuestra realidad diaria, en 35 años de caminar yo me pregunto.

¿Cuántas iniciativas populares legislativas se han tenido en consideración, se han debatido y votado entre los representantes de la soberanía popular?  

Hasta ahora, se realizaron, (Iniciativa Legislativa Popular (ILP), 99 propuestas en 35 años hasta enero de 2014. En los últimos cinco años se han presentado 44 de estas propuestas en el Parlamento, superando las 35 que fueron registradas en los anteriores 30 años de democracia, y 21 de ellas han llegado hasta el Parlamento solo en los dos últimos años. Y de ellas, sólo 9 consiguieron recabar las firmas suficientes en el plazo estipulado. De estas, las ocho que lograron ser discutidas en el pleno, la novena, se tramitó por completo sin requerir acuerdo o decisión, ninguna superó la resistencia del Congreso. Por tanto, sólo una de las iniciativas consiguió convertirse en ley.

La «afortunada» fue una ILP presentada en la V Legislatura (1995) sobre reclamación de deudas comunitarias que, finalmente, acabó subsumida en otra proposición no de ley en la VI Legislatura y supuso la modificación de un artículo de la Ley de Propiedad Horizontal.

Desde el inicio de la democracia al menos 20 de las 99 ILP presentadas ni siquiera fueron admitidas a trámite por esta causa, y en lo que va de legislatura solo dos de las propuestas ciudadanas presentadas han sido admitidas y aprobadas con modificaciones.

Se trata de las leyes de protección del deudor hipotecario y la declaración de la tauromaquia como patrimonio cultural.

Como se pueden comprobar, nuestros legisladores, no están por la labor de que la participación ciudadana, llegue a las instituciones con resultados positivos para toda la ciudadanía. Ellos que son los representantes de la soberanía popular, son los primeros en censurar la misma y coartar con ingeniería legar y legislativa, la voz de sus representados.

La Ley Nº 3 Orgánica de 1984 de 26 de marzo, reguladora de la Iniciativa Legislativa Popular, no cayó del cielo.

 Fue creada por las voces que en un hemiciclo, representaban al pueblo, quienes votaron la norma y la consintieron, son los culpables de que no exista hoy, una iniciativa popular más directa, quienes no la han querido reformar, también y quienes han impuesto en algún momento sus mayorías absolutas para no dar cabida a otros proyectos que no fueran los propuestas, acordados, amañados y votados por los diputados de turno y sus propios grupos parlamentarios o por acuerdos con diferentes formaciones políticas, también son culpables ¿Porque si no, de quien sería la responsabilidad? ¿De los votantes? ¿O tal vez de su buena fe o de sus miedos? Seguramente que alguno de ellos, tendría la desfachatez, de decir seguramente que si, que la culpa fue del electorado que les voto.

Hoy, que tanto se habla de la ruptura del bipartidismo, de la representación popular, de participación ciudadana, hoy, sigo echando de menos, que alguien nos de las suficientes garantías, de que la voz del pueblo se escuchará en el parlamento cuando éste hable, cuando la calle les diga a nuestros representantes, que no estamos de acuerdo con sus actos o sus leyes o que por lo menos nos digan que su lucha siempre será en ese sentido y no en el que hasta estos momentos hemos tenido de vivir y soportar. Si alguien quiere unirse a esta causa, que siga la senda y se ponga manos a la obra, que desde luego falta hace.

P.C.G.- Madrid.

hemiciclo21

Publicado el 26/10/2012 en You tube (La sexta tv)

Anuncios

Un comentario sobre “DEL MANDATO ELECTORAL A LA INICIATIVA LEGISLATIVA POPULAR

    Bitacoras.com escribió:
    6 06Europe/Madrid septiembre 06Europe/Madrid 2014 en 20:35

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: En esta ocasión, para poder argumentar mi artículo, quiero hacer referencia al siguiente artículo de la Constitución Española, justamente me voy a para en el punto tercero del mismo, así como de la Ley Nº 3 Orgánica de 1984 d..…

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s